Arte y Cultura Nacional

60 empresas promueven compra segura de viajes

La primera edición de Arborece cumple con sus objetivos

* El circuito de arte se desarrolló en las ciudades de Irapuato, León y Guanajuato *  Del 11 al 22 de abril se desarrollaron 37 talleres

* Los participantes obtuvieron herramientas contra la violencia y discriminación a través del arte

* Ana Montiel se encuentra dispuesta a organizar la segunda edición

Guanajuato, Guanajuato a 25 de abril de 2018.– Talleres, conciertos, representaciones escénicas, proyecciones cinematográficas, obras pictóricas, procesos de creación literaria, improvisación musical y poética, realizados en las ciudades de León, Irapuato y Guanajuato,  cumplieron con el objetivo de proveer y fortalecer herramientas individuales y colectivas con respecto a la equidad de género e inclusión social, así como prevención y solución a toda forma de violencia en los miembros de grupos participantes.

Para hacer posible la programación establecida desde su origen, Arborece contó con la colaboración de creadores que se han ido especializando también como talleristas de las disciplinas en las que han fincado sus trayectorias. La directora, Ana Montiel, reconoce que la motivación para crear este concepto que es un encuentro de artistas para la sociedad, nace de la inquietud de abordar la situación de violencia que se vive a nivel nacional y la conciencia de que hay que trabajar con las familias para reconstruir el tejido social.

Cualquier expresión artística se convierte en arte cuando trasciende y toca a las personas en su individualidad, cuando les impacta y deja huella, por ello –para desarrollar esta edición- era importante encontrar artistas que tuvieran una forma de hacer sinergia tanto con las necesidades sociales, como del aspecto interior de las personas y que se pudiera generar y dejar herramientas creativas para redireccionar sus inquietudes y expresar sus necesidades a través de éstas.

En ese sentido Bruno Salvador, artista escénico de trayectoria internacional, estuvo a cargo de un taller de improvisación dirigido a mujeres, al que asistieron 20 fluctuantes con la presencia constante de 12 de ellas. Al concluir y ver el resultado de lo desarrollado en las sesiones aseguró que “ahora más que nunca saben que al transformarse y evolucionar ellas mismas, están transformando y evolucionando su comunidad”.

Lo que me llevo como aprendizaje es la persistencia de estas mujeres para alcanzar aguas más altas calmadas, cual salmones nadando contra corriente, animando a nuevas salmones a descubrir el camino de ascenso del conocimiento y la conciencia.” “Gracias por la calidez y las entregas en las dinámicas. Gracias por enseñarme nuevos universos. Gracias a cada una por su trabajo. Gracias a Arborece por crear estos momentos creativos para lograr evolución en las consciencias”. Concluyó Bruno Salvador.

Andrés Solís impartió un taller de improvisación musical en la Escuela Diocesana de Música Sacra de Irapuato para 21 alumnos, todos músicos. Menciona que de la primera sesión a la última fue notable la evolución “al principio estaban inhibidos ya que no tienen mucha experiencia con la improvisación”.

Dejó claro en sus alumnos que “en el taller no se viene a juzgar a nadie, se viene a aprender. No importa equivocarse y si sucede hay que practicar la idea de que al menos en la improvisación de la música no hay errores; si hubiese un aparente error se puede integrar a la misma improvisación por medio de la repetición y hacer énfasis en el supuesto error y así esos ‘errores’ se convierten en parte de la musicalidad”.

El resultado final se pudo apreciar en la presentación de un ensamble de música improvisada utilizando instrumentos como el violín, el chello, la viola, la trompeta, tuba, trombón, contrabajo, piano y guitarras. “La improvisación lo que tiene es que mientras más lo haces más te sueltas, más te dejas de preocupar de lo que piensan los demás”.

Quedé muy satisfecho con el resultado y también recibí comentarios positivos de los participantes, por lo que considero que se cumplió con el objetivo”, aseguró Andrés Solís.

En el caso de la participación de la actriz de cine Anajosé Aldrete Echevarría, aplicó sus conocimientos y herramientas para un taller integral sobre bullying y equidad de género, uno de los procesos vivenciales también relevante, en Arborece, fue la representación de una obra integrada por las experiencias de mujeres que luego de vivir situaciones de extrema violencia con sus parejas, se encuentras refugiadas y protegidas por las autoridades en el Centro Externo Mi casa, donde reciben clases de guitarra, corte y confección, repostería y computación, a manera de preparación para su reintegración a la sociedad.

Las participantes fueron 7 madres de familia y una joven adolescente que con las enseñanzas de Anajosé y Sandra Milena, además de la guía del  hipnoterapeuta Juan Alfonso Torres, para el manejo de sus emociones en el escenario, lograron llevar a escena un texto sensible, emotivo, profundamente doloroso, con ciertos asomos de alegría y esperanza, cumpliendo así con la intención de que se miraran así mismas como mujeres con alto potencial para seguir adelante a cargo de sus hijos, sin volver a ser víctimas de nadie. La representación final del trabajo se complementó con la intervención de Sandra Milena Gómez para los aspectos de danza y la musicalización de Andrés Solís.

Sandra Milena Gómez estuvo a cargo del taller de danza “Seres libres” en el Centro Externo Mi casa, trabajó con 7 mujeres refugiadas en el centro y con 12 niñas y niños. Aunque breve, “a lo largo del taller se avanzó notoriamente en su trabajo con respecto a ciertos conceptos e ideas de empoderamiento del género. La muestra les resultó muy benéfica, pudieron sacar muchas cosas tanto en el taller como en la escenificación de la obra basada en sus vivencias y pudieron externar lo que tenían guardado y eso les ayuda a sanar”.

La idea del taller era que, a partir de unas herramientas con ejercicios de danza y teatro, ellas pudieran acercarse a ciertos conceptos “para tomar decisiones, creer en sí mismas, sobre el poder de líderes que tienen, creerlo y asimilarlo para que así puedan tener otro punto de vista acerca de su rol de mujeres”.

Creo que este tipo de trabajo es muy importante, acercarse a las comunidades donde no llegan estos talleres artísticos.” “He tenido otras experiencias en India y en Colombia, pero hay que llegar un poco más donde no llegan este tipo de actividades como es el caso de este refugio”. Refiriéndose a las mujeres refugiadas, comparte que “ellas mencionan que sienten que esta experiencia les ayudó mucho más que la atención psicológica que reciben ahí”, por lo que considera importante sumar al apoyo psicológico una atención desde el punto de vista de desarrollo artístico.  

Por su lado, para la escritora y poeta Cynthia Franco, quien impartió el taller “Mural Poético: Voces Visibles” que trató de cruzar la frontera, los límites entre la persona y el lenguaje no dicho. Entre la persona y sus silencios reprimidos, Arborecemás que un circuito de artes y más que ser “tallerista”, significó asumir la voluntad de luchar y arriesgar para entrar con fuerza al trabajo dirigido a comunidades afectadas por la violencia y el desarraigo, todos tan diversos. Comenzar a trabajar desde un lugar incómodo justo por entrar en un espacio inseguro, un espacio de otredad. Una otredad alejada de la cultura de paz y no violencia, alejada del arte como medio para sanar y que la rabia que han acumulado actuara como resilencia, como re-existencia”.

“Fue una experiencia de aprendizaje tanto con padres y madres de familia que estaban ávidos por encontrar vías de encuentro con otros públicos y sobre todo, puntos de liberación desde dentro hacia fuera. Volver a reír y activar la memoria a través de la escritura. También con las mujeres refugiadas fue ver espejos, dolores, heridas que podían transmutar en liberación. Con niños y niñas indígenas, fue mostrarles la palabra como empoderamiento, como posicionamiento ante el mundo. Así es la palabra. Canto para reconocernos al nombrar.” Narró la creadora. “Agradezco esta oportunidad y la organización del circuito tan precisa.” Concluyó al término de su participación en esta primera edición de Arborece.

El taller de formación coral, “Musicalidad, un fenómeno de relaciones, estuvo a cargo de la cantante y directora Itzel Rodríguez Macías, quien impartió sus sesiones a un grupo de 50 participantes que ya forman parte del coro de la Escuela Superior Diocesana de Música Sacra, en Irapuato, y desarrolló con ellos diversos ensambles en los que los dividía en 2, 3, 4 o 5 grupos que contaban con uno o más dirigentes y ordenadamente marcaban la pauta para dar pie a nuevos ritmos y sonidos emitidos con la voz, las palmas e incluso con los pies. Algunos participantes, de pronto participaban dentro de los ensambles como solistas, dando así rienda suelta a improvisaciones que generaron piezas únicas.

Fue justamente con la presentación del grupo que participó en Musicalidad, un fenómeno de relaciones”, que el domingo 23 de abril concluyeron las actividades de la primera edición de Arborece, misma que contó con la importante alianza de Animasivo Festival de Animación Contemporánea de la Ciudad de México y de artistas e instituciones que sin su interés y apoyo no hubiese sido posible llegar a tantas personas.

Al concluir Arborece su directora, Ana Montiel se muestra contenta, e impresionada por los alcances e impacto que cada una de las actividades logró en todos los involucrados. “A pesar de haber creado la programación, para mí fue muy sorpresivo. No esperaba la magnitud del impacto que se logró en conjunto. El enriquecimiento que dejan estas experiencias es tanto para los asistentes a los que se dirigieron las actividades, como para los artistas involucrados y para el equipo que encabezo como organizadora.”  Igualmente, externó su entusiasmo por preparar una siguiente edición de Arborece, que podría tener sede en cualquier estado de la república mexicana, ya que se pretende continuar con esta labor que se espera logre un beneficio social a nivel nacional.

La primera edición de Arborece se realizó principalmente gracias al entusiasmo y disposición de cada uno de los asistentes a talleres, funciones y presentaciones con el valioso respaldo y participación de Extensión Cultural de la Universidad de Guanajuato, Instituto Cultural de León, Centro de Atención Mi Casa, Centro de Desarrollo Indígena Loyola A.C, Foro Inundación, Centro Regional de Expresión Artística CREA, Escuela Superior de Música Sacra de Irapuato, Galería Corazón Parlante, Centro Cultural Mariel y Proyecto Antipasto, entre otros.

 

Revista Digital



Playa del Carmen

Partly cloudy
Playa Del Carmen
+27°C
Thu
+26°C
Fri
+26°C
Sat
+26°C

Mérida, Yucatán

Fog
Merida, Mexico
+23°C
Thu
+26°C
Fri
+26°C
Sat
+26°C

Tweets Recientes

Voz De Mujer Peninsular