Internacional

Chile: avanza proyecto para despenalizar aborto en 3 causales

Por: Tamara Vidaurrázaga Aránguiz
Cimacnoticias/SEMlac | Santiago de Chile.
Con ocho votos a favor y cinco en contra, la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados aprobó el proyecto que busca despenalizar el aborto en Chile por tres causales: violación, riesgo de vida de la madre e inviabilidad fetal.

Los votos a favor fueron de quienes representan la oficialista coalición Nueva Mayoría, aunque la Democracia Cristiana (DC) había anunciado que el acuerdo partidario era negarse ante esta ley, pese a contar con parlamentarios disidentes que están a su favor. En tanto, los votos en contra fueron de parlamentarios de derecha.

La Comisión de Salud tendrá hasta el próximo 28 de agosto para ingresar indicaciones y el 8 de septiembre deberá ser despachado el proyecto a la Cámara de Diputados.

La ministra del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam), Claudia Pascal Grau, presente en la sesión, indicó que “no es tolerable que se castigue con pena privativa de libertad a aquellas mujeres que se encuentren en esta disyuntiva; el Estado debe entregar opciones a estas mujeres. Las tres causales exigen la expresión de la voluntad libre de la mujer”.

Los diputados de la coalición de derecha señalaron que impugnarán ante el Tribunal Constitucional con el argumento de que el proyecto “atenta contra el derecho a la vida” y abre la puerta al “aborto libre”, argumento cuestionado en tanto que la actual Constitución del país sudamericano fue votada en plena dictadura de Augusto Pinochet en un plebiscito controlado.

“Vamos a recurrir al Tribunal Constitucional porque creemos que hoy perdió Chile. Se engañó al país porque es un proyecto que hoy legaliza el aborto libre. Las tres causales no tienen ningún argumento”, dijo Gustavo Hasbún de la Unión Demócrata Independiente (UDI).

Los parlamentarios de derecha, en contra del proyecto, argumentan que es el primer paso para legalizar el aborto libre, que podría provocar la reducción de la tasa de nacimientos de niños con síndrome de down.

Ello es rebatido por quienes representan a la Nueva Mayoría, en tanto el proyecto que actualmente se discute se reduce a tres causales claramente expresadas y en ningún caso se relaciona con una ley que permita la eugenesia.

El diputado Marco Antonio Núñez señaló en la sesión que esta es una ley que ya se legisló hace 90 años, siendo la dictadura –en 1989– la que derogó el aborto terapéutico, permitido en Chile desde la pasada década del 30, mientras que el diputado Manuel Monsalves indicó que la criminalización del aborto no ha resuelto este problema social.

Tras la votación, el Sernam lanzó una página web con material informativo sobre el proyecto (www.3causales.gob.cl), donde aparece el texto del proyecto de ley y el video “Yo apoyo las tres causales”, con el fin de difundir en redes sociales el proyecto que despenaliza el aborto.

En el material audiovisual aparecen distintas personalidades del ámbito público, como las periodistas Scarleth Cárdenas y Lucía López, el escritor Pablo Simonetti y los científicos Alfredo Joignant y Claudio Fuentes, además de mujeres líderes y sindicalistas.

Esta iniciativa fue criticada por los diputados de derecha de la UDI, partido vinculado a la dictadura pinochetista, quienes ingresaron un oficio a Contraloría pidiendo un pronunciamiento sobre la legalidad de la campaña, y aduciendo que el gobierno está financiando con recursos del país “videos y campañas que incentivan una grave violación a los Derechos Humanos, como es el aborto”, según señaló la diputada Claudia Nogueira.

En respuesta al video gubernamental, la Iglesia católica sacó un material consistente en una entrevista de seis minutos al cardenal Ricardo Ezzati, en la cual el arzobispo de Santiago sostiene que el proyecto promueve la “cultura del descarte” respecto a seres humanos que “no servirían”.

La Iglesia católica, tremendamente influyente en el país, se ha opuesto en todo el debate del proyecto, si bien el gobierno ha insistido en que la ley no obligaría a abortar, sino que entregaría la opción a las mujeres y niñas involucradas.

La última declaración de este sector pertenece al Decano de Derecho de la Universidad Católica, quien señaló que la “lluvia es un clamor antiaborto”, refiriéndose a las copiosas precipitaciones de los últimos días en la zona centro y sur del país.

Sin embargo, no toda la Iglesia está de acuerdo con esta postura. Recientemente, el sacerdote Felipe Berríos señaló que esta “es una discusión de la élite, porque abortos hay, pero no accesibles para todos. Respetan que el hijo nazca, pero no que sea tratado como persona”, dijo en referencia a que en Chile se realizan igualmente abortos ilegales que son más seguros en la medida que puedan pagarse sumas cuantiosas. Actualmente un aborto quirúrgico ilegal cuesta alrededor de mil 500 dólares (24 mil 500 pesos mexicanos).

El sacerdote Mariano Puga, reconocido por su lucha contra la dictadura, indicó en 2014 que los sectores que más se oponen al aborto son los que se despreocupan del bebé cuando nace y es pobre, agregando que “los que son pro aborto son los que más se preocupan por los derechos de ese obrero u obrera en el futuro”, cuestión que calificó de incoherente por parte de quienes se oponen a las interrupciones voluntarias.

Respecto a la causal de violación, la que más se ha rechazado por parte de los sectores conservadores, la ginecobstetra Andrea Huneeus entregó datos sobre el perfil de las mujeres y niñas que en Chile presentan embarazos producto de una violación.

El 66 por ciento de ellas son menores de 18 años de edad, 12 por ciento tiene menos de 14 años, y el 7 por ciento menos de 12 años.

Huneeus indicó que, generalmente, son niñas muy vulnerables, violadas por familiares o conocidos: el 90 por ciento de los violadores en estos casos son familiares o conocidos, y en el 44 por ciento hay violaciones reiteradas.

“Si una embarazada violada busca hacerse un aborto en un país como el nuestro, en el cual la legislación es restrictiva, su única opción es hacerse un aborto inseguro, y un aborto inseguro es 34 veces más mortal que un aborto seguro. Es realmente muy peligroso dejar esto al aborto inseguro”, manifestó la médica.

Revista Digital


Playa del Carmen

Mérida, Yucatán