Nacional Voces Internas

Y PROMETIO SERLE FIEL…

VOCES INTERNAS 2Por Ethel Flores Castillo 

En este mes del amor y la amistad encontramos la ocasión adecuada para expresarle nuestro cariño a esa persona que se ha ganado a pulso nuestro corazón. Aunque no todo es miel sobre hojuelas ¿cuántas veces no hemos escuchado frases como: “cuando la pobreza entra por la puerta, el amor sale por la ventana” o “puedes olvidar a aquél con el que has reído pero no a aquél por el que has llorado”?

En fin que nadie se salva de las travesuras de cupido. Pero ¿qué pasa con aquellos hombres y mujeres a los que el dolor y el fracaso de una relación los han hecho padecer los peores infortunios jamás pensados en la vida?

Más de uno nos hemos preguntado cuando acaba una relación ¿Dónde quedaron aquellas promesas de amor que nos hacían mirar la vida color de rosa? ¿Por qué el rencor o el abandono, hacen de las suyas cuando creemos haber encontrado la felicidad perfecta? Y no se diga cuando los enamorados consagrados a cuidarse y respetarse aún en la adversidad, hacen juramentos que al parecer durarían toda una eternidad.

Pero solo basta una acción imperdonable para ocasionar una ruptura inminente, porque es fácil perdonar sí, pero hay quienes viven sin olvidar toda su vida recordándole al “otro”, su “perdonable error inolvidable”, arrastrando con este naufragio sentimental a los que más recienten la separación, los hijos. Hoy llevamos hasta ustedes, un caso verdaderamente dramático, de una mujer de escasos 52 años llamada Marcela, a quién las promesas de amor de su esposo, la llevaron a soportar todo tipo de vejaciones.

Marcela quiere ser escuchada por todos nosotros, pues busca brindarnos su experiencia, para que sirva de testimonio para alguien que se encuentre en una situación similar. Al verla tan demacrada pero con un brillo de luz y esperanza en sus ojos le preguntamos: ¿Cómo se siente usted el día de hoy? A lo que ella responde: –pues menos triste y agobiada por toda la situación que pase por lo de mi esposo, pero contenta de haber salido adelante.

¿Cuál es la situación que vivió al lado de su esposo Marcela? -Mire le voy a contar, hace aproximadamente tres años comenzó mi calvario, porque mi esposo después de 38 años de casados, me había prometido serme fiel por siempre y me engaño con otra mujer. Pero eso no es lo peor, llegue hasta el extremo de querer suicidarme en el momento, porque ¿sabe qué?, me entere de que estaba enferma de cáncer cervical. A mí me dijeron que este tipo de cáncer es causado por el virus del papiloma humano (VPH), un virus común que se transmite a través de las relaciones sexuales.

–Desde que me case nunca he estado con otro hombre que no sea mi esposo y al parecer fui contagiada por él. No sabe usted, la tristeza que sentí cuando él me desprecio porque le dije por instrucciones de la doctora que tenía que ir a revisarse, ya que esto es contagioso, y lejos de obtener su apoyo, me acuso de haberme involucrado con otros hombres y me dijo que ¡él no iba a cargar con una cancerosa y que yo, ya no le importaba más como Mujer porque me estaba pudriendo en vida y ya no le servía para nada!. Sentí que la vida se me acababa en un momento, pero luego todo pasó.

Hoy en día no recibo ningún tipo de apoyo de su parte, yo tengo que ganarme la vida como puedo, trabajando solo gano para mis gastos personales. Antes yo vivía con miedo, sentía que ya no valía nada, porque la Mujer con la que anda, según él es más joven que yo. Incluso esta Mujer se atrevió a hablarme por teléfono, no sé cómo consiguió mi número, pero me amenazo para que dejara a mi esposo, ¡imagínese usted hasta donde hemos llegado! Yo tuve que demandarlo porque él se atrevió a golpearme y a amenazarme de muerte, la situación ya era insostenible. Sin embargo como la psicóloga que me asignaron donde fui a poner mi denuncia me ha estado tratando, llegó un momento en que le perdí el miedo.

Me costó mucho trabajo, pero dejó de interesarme como hombre y lo deje que hiciera lo que quisiera, pero ya sin dañarme y a pesar de que sentí que ya no podía más salí adelante. Hoy recuerdo que tuve que soportarle humillaciones como cuando él le llamaba por teléfono a la que hoy es su mujer delante de mí y se burlaba de mí junto con ella, yo deseaba ya no seguir viviendo y más porque me decía que ¡no me metiera con ella, porque yo era una “mujer sucia”, al lado de ella, que, según él, era una dama!

Sinceramente siempre lo dude, porque pienso que de ser así no hubiera estado con un hombre casado y lo peor de todo es que ahora, ella también puede estar contagiada del virus del papiloma sin saberlo. Afortunadamente, a mí ya me operaron, y el tiempo de humillarme ya paso.

Yo tuve tres hijos con él, estaba cegada por su amor, le soporté golpes, me dejaba ensangrentada y al final siempre me culpaba yo misma de hacerlo enojar. De lo único que me arrepiento es de no haber actuado antes. Regularmente nosotras siempre nos echamos la culpa de todo. Cuándo me fui de su lado me dijo que sin él yo no valdría nada y que no podría salir adelante y a pesar de todo me fui y hoy me siento orgullosa; porque el amor por mis hijos y el darme cuenta de que yo valgo como mujer me hicieron volver a levantarme.

Hoy he vencido el cáncer y tengo las ganas de vivir y seguir luchando y es por eso que este día he querido darles mi testimonio a otras Mujeres que puedan estar en una situación como la que yo viví, yo les diría que busquen ayuda, porque para mí es un orgullo haber salido adelante, y sé que muchas otras mujeres pueden hacerlo, apartarse de quienes las maltratan o los maltratan porque también hay hombres que sufren.

Marcela se retira con una sonrisa en los labios, la vemos alejarse con paso firme, a pesar de todo lo que tuvo que pasar para poder liberarse del yugo que la oprimía, porque al fin y al cabo abrió sus ojos a una nueva realidad, que la hace sentirse más plena que nunca. Casos como este nos hacen calibrar nuestro espíritu contra la adversidad. Pero no podíamos olvidar que también hay parejas que en estas fechas siguen profesándose amor eterno y respetando ese juramento de amor y devoción que un día se hicieron frente al altar como Don Alberto Escobar Velázquez y la Sra. María Paula González Alonzo padres de nuestra querida Directora General, Alejandra Escobar González, quienes hace poco más de tres meses celebraron orgullosamente 50 años de casados, a quienes felicitamos en este espacio agradeciéndoles un ejemplo que muchas parejas en nuestro país deberían seguir para hacer de este, un México más fuerte asentando sus valores en la unión familiar.

Contacto: ethel.69@hotmail.com

Revista Digital



Playa del Carmen

Partly cloudy
Playa Del Carmen
+28°C
Tue
+27°C
Wed
+27°C

Mérida, Yucatán

Partly cloudy
Merida, Mexico
+30°C
Tue
+28°C
Wed
+29°C

Tweets Recientes

Voz De Mujer Peninsular