Arte y Cultura Yucatán

Yalitza Aparicio, experiencia de éxito en la Cumbre de Mujeres Líderes Latinoamericanas

“Esas personas no tienen idea de hasta dónde eres capaz de llegar y mucho menos tienen el derecho de juzgarte por ser mujer. Sabrán tu nombre, pero no la historia de tu vida”

Por Miguel Ángel Pereyra Díaz

Acompañada de Ana Gabriela Cejudo Valencia, presidenta de la Asociación Mexicana de Ayuda a niños con Cáncer Peninsular, la actriz mexicana Yalitza Aparicio nos cuenta un poco de cómo fue su incursión en el cine y por todo lo que tuvo que pasar para lograr el éxito que hasta ahora ha conseguido a partir del papel de Cleo en la película “ROMA”, del director mexicano Alfonso Cuarón.

Yalitza Aparicio participó en la Cumbre de Mujeres Lideres Latinoamericanas 2019, que se realizó en el Gran Museo del Mundo Maya en Mérida, Yucatán.

Ahí expresó “Era muy diferente a lo que soy ahora. Para mí era solo trabajar para poder terminar mis estudios y ayudar a mi familia. Mi meta era ser maestra, tener un grupo de alumnos y motivarlos a salir adelante. Nunca pasó por mi mente hacer una película, conocer a un director tan importante. No tenía conocimiento de lo que era hacer cine y mucho menos sabía quién era Alfonso”.

En uno de los tantos filtros para el casting todos se pusieron muy emocionados, sobre todo cuando supieron que uno de los que iba a calificar era Alfonso Cuarón. Yo realmente no tenía ni idea de lo que estaba sucediendo.

Siempre crecí con la idea de que el cine era algo inalcanzable, era otro mundo, un lugar donde la gente no se parecía nada en mí, por eso desde pequeña quite de mi cabeza esa clase de sueños, quizá en algún momento me imagine con la idea de ser actriz, de salir en el cine o en una revista importante, pero como dije solo fue un sueño como el de cualquier otra niña a esa edad. En mi casa, cuando veía a mis papas viendo una película en la televisión o alguno de esos programas, les decía que mejor se pusieran a hacer algo bueno, como leer, que la televisión era solo una distracción.

Pero en la vida, todo cambia, ahora la que se sienta a ver películas y ver qué se transmite en la televisión soy yo. Mi familia y mis amigos ahora me reclaman y me dicen: “Qué pasó, si tú eras todo lo contrario”. Ahora, cuando nos sentamos juntos a ver una película, al final de esta nos ponemos a comentar sobre lo que vimos y dar nuestros puntos de vista sobre la actuación de los personajes.

El día que me dieron la noticia que yo estaría actuando en la película “Roma”, Alfonso Cuarón nos hizo una prueba tanto a mi como a Marina de Tavira, a quien conocí en ese momento por primera vez. Después de eso nos llamó para que nos sentáramos con él y parte de su equipo, todos los demás se salieron y fue ahí que nos preguntó: ¿Tienen tiempo para poder hacer la película?

En ese momento pasaron tantas cosas por mi mente: “Acabo de terminar mi carrera, no tengo dinero, no tengo trabajo, tengo deudas y no sé cómo voy a pagarlas con esta situación que está viviendo el país”. Mi mente estaba divagando, pero ya en ese momento yo sabía quién era Alfonso Cuarón, toda su trayectoria y lo importante que era esta película para él.

Estaba en esa etapa de emoción, intriga, miedo. De la etapa como cuando terminas tus estudios teóricos y viene la práctica, del saber cómo se realiza una película. La emoción de tener esta experiencia a través de la forma tan bonita como Alfonso se expresaba y contaba la historia sobre mi personaje, que le dije: “si, no tengo otra cosa mejor que hacer”.

Él se comenzó a reír y en ese momento lo vi y me dije: “Chin, lo dije o lo pensé”. Y le volví a decir: -“sí, por supuesto que sí lo voy hacer”. En ese instante Alfonso se levantó y se salió junto con el director de castings, Luis Rosales y el resto del equipo no sin antes decir: “bueno, ya tenemos al personaje” y todos aplaudieron.

Yo en ese momento no tenía idea del trabajo y el tiempo que había pasado Luis Rosales haciendo castings a muchas mujeres y visitando varias comunidades del país tratando de conseguir al personaje que yo representé. No comprendía la emoción que ellos tenían.

Ya entonces me fui a esperar a las personas que me habían llevado junto con parte del equipo encargado de los castings que eran de Oaxaca. También ahí estaba Graciela, una asistente que me había estaba acompañando en todo momento. Ya que todo había terminado, ella se acerca y me dice: “Felicidades Yalitza, te quedaste con el personaje”.

Yo feliz le pregunte a Graciela: ¿ahora qué sigue? Y ella me dice: “primero vas a firmar unos contratos, antes tienes que leerlos muy bien y después te van a decir cuánto tiempo va a llevar la grabación de la película, después a lo mejor vas a conocer a los demás actores con sus personajes o probablemente sea hasta el día del rodaje” y así ella me estuvo orientando más o menos lo que iba a suceder.

Cuando salí de ahí, yo todavía estaba sin comprender lo que estaba pasando. En ese momento le hablé a mi familia y les comenté que sí me habían dado el personaje, que me tenía que quedar porque iban a seguir otros castings para el personaje que iba a estar acompañando al mío y como su amiga y yo tenía que estar presente.

“Cuando conocí a Libo (la verdadera Cleo) entendí la magnitud de las cosas. En ese momento “me cayó el veinte” y dije “Chin No” no lo voy a poder hacer, no me siento capaz de representar a esta increíble mujer, no creo que pueda honrarla con el personaje que voy a representar, pues no sé actuar ni representar mis emociones, la verdad no sé nada.

Le comenté a Alfonso sobre mis limitaciones, pero no le dije que ya no quería hacer el personaje. Él me dijo: “tranquila, poco a poco lo vamos a sacar”, pero fue hasta ese momento que me dije “que hice”, me precipite al decir que si inmediatamente cuando generalmente me tomo mi tiempo para decidir algo y dar una respuesta.

EL PAPEL DE CLEO COMO REPRESENTANTE DE LAS NANAS EN MÉXICO

Una de las cosas que me convenció en parte de mis decisiones que tomé cuando le dije Alfonso que sí, fue cuando me habló del papel de Cleo en la película y la manera de como el admiraba y se expresaba tan cariñosamente de su Nana.

Me hizo recordar la historia de mi mamá y pensar en que el papel que iba a representar, además de hacerle un homenaje a Libo, también era como agradecer y reconocer al trabajo de mi mamá, así como de todas las mujeres que también a eso se dedican.

Yo no tenía ni idea de cómo iba ser la historia de la película, Alfonso no compartió a nadie el guion, ni siquiera en el rodaje de la película. Pero yo sabía y me imaginaba que iba ser una muy buena historia pues, es de Alfonso Cuarón.

Conforme la fui descubriendo, me di cuenta de que Alfonso hizo esta película con toda la admiración y el cariño que él mostraba cuando me la platicó. Siento que logró representar a muchas mujeres trabajadoras del hogar que pasan por situaciones similares.

Durante el tour de la presentación de la película, tuve la oportunidad de platicar con Marcela Bautista, coordinadora del Centro de Apoyo y Capacitación para Empleadas del Hogar y ella me decía que ésta era una de tantas historias por las que pasan estas mujeres trabajadoras.

Desafortunadamente hay historias muy desagradables donde los empleadores las tratan muy mal, las explotan trabajando 24 horas al día y sin sueldos justos.

Marcela me platicó lo que sintió acerca de la historia de la película. Decía que era hermoso darse cuenta de que alguien como Alfonso, realmente apreciara tener a una mujer como Cleo a su lado cuidándolo, de saber que hay personas como él que también tuvieron una Nana y que les marcaron sus vidas para bien; aunque exista la otra cara desagradable de la moneda.

“Creo que esto fue algo muy bueno, sobre la trama de esta película y de tu personaje, ya que la gente volteó a ver la problemática por la que pasan este tipo de trabajadoras en México, y poder darse el avance que se necesitaba para seguir luchando por los derechos de esta clase trabajadora”, comentó Marcela.

Para mí el que una película como ésta haya logrado tal impacto me llena de satisfacción, pero sinceramente yo no las apoye en nada, ellas son las que durante mucho tiempo han venido luchando para poder lograr sus derechos. En realidad, la película fue la que lo logró aquí en México, logró que la gente se involucrada más, abriera sus ojos y se dieran cuenta si realmente estaban haciendo las cosas bien o no.

COMO LOGRAR QUE EL ÉXITO OBTENIDO SEA EXTENSIVO HACIA OTRAS MUJERES

Muchas mujeres se preguntan qué podemos hacer para ayudarles a lograr el éxito. En mi caso, yo aprendí mucho de Marina de Tavira, quien hacía el personaje de la Señora Sofía en la película ROMA. Ella es una actriz de teatro con mucha experiencia y me ayudó mucho durante este proceso.

Ella siempre estuvo ahí conmigo. Jamás me hizo una mala cara por más cansadas que estuviéramos. Cuando yo me ponía nerviosa ella me tomaba de la mano y me decía “vamos”; ahí estuvo en todo momento apoyándome y mostrándome con el ejemplo que siempre debemos apoyarnos entre nosotras.

Decía que entre mujeres no deberíamos tener rivalidades ni envidias, por eso siempre admire lo que ella hacía y creo que eso deberíamos hacer todas, apoyarnos siempre y no hablar mal de alguna de nosotras sin saber que hay detrás cuando muchas veces lo hacemos.

Mejor debemos motivarnos entre nosotras y decir “vamos yo te ayudo”, compartir nuestras experiencias de vida ya sean buenas o malas. Decir “yo ya hice esto y no me funcionó. Te lo platico ya tú decides que hacer” y muchas otras cosas positivas.

Yo siempre he tratado de motivar a las demás mujeres, les digo siempre que “ninguna persona tiene que venir a decirte que tú no eres nadie, que no eres capaz de hacer nada, que ni siquiera sueñes que vas a llegar a lograr tus metas laborales, cuando ni siquiera te conocen”.

Esas personas no tienen idea de hasta dónde eres capaz de llegar y mucho menos tienen el derecho de juzgarte por ser mujer. “Sabrán tu nombre, pero no la historia de tu vida”.

MIS METAS PROFESIONALES Y PERSONALES

Lo que quiero hacer de mi vida es continuar con el cine. Ahora me encuentro estudiando acerca de este arte, pues como había dicho anteriormente, yo no sabía nada, así que me estoy dando a la tarea de conocer de actores, películas, directores, etc. “Algo curioso que me pasó. Siempre me he casado con el personaje de una película y no con el actor, por eso cuando me preguntaban quién era el actor de tal personaje, pues no lo sabía, hasta que me decían que personaje representaba y entonces sí”.

Quiero continuar motivando a las personas a través del ejemplo, cambiar la mentalidad racista, que la gente no te juzgue y te quite el derecho de salir adelante por el color de la piel, por el estatus económico, por el género, que por tu bajo perfil no te saquen de ignorante, que en las comunidades te digan que no puedes estudiar por ser mujer y que mejor te quedes en casa a cuidar a tus hijos.

Me encantaría cambiar poco a poco la ideología de las personas hacia estos problemas, que, con mi ejemplo de éxito, en un futuro, le den la oportunidad a gente que pasa por situaciones terribles y logren salir adelante, que digan: “Te acuerdas de Yalitza Aparicio, como triunfó saliendo de una comunidad, quien quita y a esta persona le damos la oportunidad y triunfa de la misma manera o mejor”.

Entonces, cuando esto llegue a pasar diré “Wow, valió la pena todo este esfuerzo”. Decir, valió la pena estar frente a las cámaras, frente a la gente y estar escuchando todo tipo de comentarios.

Hay ahora muchas personas que están arriesgándose, están saliendo de su zona de confort para salir adelante, es cierto no es fácil, mucha gente se bloquea diciéndose a sí mismos: “Ah! ese era su destino, llegó ahí, ya está ahí”.

La verdad no, yo digo que en nuestros destinos no hay nada escrito, si así lo fuera pues “nos sentaríamos a esperar que esto suceda” ¡Para que esforzarse si ya está escrito!

En verdad, todo en la vida no es fácil, pero vale la pena esforzarte para alcanzar tus metas e ignorar todos esos comentarios negativos y adversos. Yo siempre llevo la contraria “me encanta llevar la contraria” hasta en mi casa y eso es lo que deberían hacer, demostrar lo contrario, demostrar la capacidad de ser mejores, pero no para aquellos que son negativos, sino para demostrarnos a nosotras mismas que somos capaces de eso y muchas cosas más.

Revista Digital


Playa del Carmen

Mérida, Yucatán