Conectate con nosotros

Quintana Roo

Imparten conferencia sobre prevención del abuso sexual infantil

Publicado

el

El objetivo es sensibilizar sobre los factores de riesgo, así como proporcionar elementos que garanticen la protección y el respeto de los menores de edad. Es fundamental impulsar una comunicación y escucha activa, educando al niño, niña o adolescente con amor y disciplina

Chetumal.- La Secretaría de Educación de Quintana Roo (SEQ), con el apoyo de la Secretaría Estatal de Seguridad Pública, impartió la conferencia “Prevención del abuso sexual infantil”, dirigido a padres y madres de familia, así como cuidadores y responsables de niños, niñas y adolescentes e integrantes de la comunidad escolar.

El objetivo es sensibilizar a los participantes acerca de los factores de riesgo y consecuencias del abuso sexual, así como proporcionar elementos que garanticen la protección y el respeto de los derechos de las niñas, niños y adolescentes.

“El abusador al momento del acercamiento con los menores de edad, utiliza maniobras de presión psicológica sutiles como la seducción, el engaño, el chantaje y la manipulación, hasta el grado de llegar a las amenazas”.

La instructora de la Secretaría Estatal de Seguridad Pública, señala que las reacciones en la familia ante la develación de un abuso sexual en contra de una niña, niño o adolescente, no deben ser en el sentido de negar el problema, minimizarlo o tratar de preservarlo en secreto, sino de hablarlo, informarse, pedir ayuda para manejar la situación, brindar protección y atención inmediata.

Si el menor afectado les cuenta los hechos a los padres, hay que dejarlo que diga “a su manera” lo que quiere expresar, es importante que se sienta entendido, reaccionar con tranquilidad y calma, aclararle que no es su culpa y que se cree en su palabra, decirle que estuvo bien que lo contara, brindarle protección inmediata y denunciar.

Entre los factores de protección que el padre o madre de familia deben procurar, destacan: estar informado e informarse sobre el tema del abuso sexual infantil; impulsar una comunicación y escucha activa con el menor de edad; educarlo con amor, disciplina y poniendo siempre el buen ejemplo, que incluye el buen trato, afecto, cariño y comprensión; atender las necesidades básicas como lo es la asistencia médica, alimenticia, educación y protección.

Al final, la instructora nos comparte una frase que enmarca de manera excepcional lo que deberíamos comprender en el tratamiento del abuso sexual infantil: “Si desde el inicio nos contaran que en la infancia se define la salud mental de un adulto, entonces trataríamos con más amor el alma de los niños”.