Connect with us

Yucatán

ISSSTE ofrece atencion al suicidio

Published

on

Grave problema de Salud Mental en el Estado de Yucatán y de la península en general

Los suicidios se han convirtiendo en un grave problema de salud mental tras la pandemia de COVID-19, en los últimos meses hemos notado un incremento de estos casos,  esta tendencia  no respeta edad, sexo, ni condición social, el año pasado  se registraron 246 suicidios en Yucatán,  esto representa la cifra más alta registrada en la última década, señalo la Psicóloga Nelly Patricia Morales Murguia, encargada en prevención y atención de la violencia familiar y de género en la Clínica-Hospital Mérida de APP del ISSSTE ubicada en Susulá de esta Ciudad.

La psicóloga dijo que es de suma importancia  estar muy atentos a las señales que nos dan nuestros seres queridos ya que actualmente se están incrementando los casos de ansiedad y de depresión ambos casos representan un grave problema de salud mental que en muchos casos desencadena o se asocian con los intentos de suicidios.

“Debemos de tener especial cuidado con nuestra familia y en especial con los jóvenes ya que los suicidios o intentos de estos han aumentado significativamente en esta población, durante la pandemia del COVID 19, es algo que ya se veía venir como un efecto a largo plazo de la pandemia ya que por naturaleza el ser humano es sociable”.

“Motivo por el cual nuestros adolescentes en esta etapa les afectan significativamente por el proceso de aislamiento el dejar de ver a sus amigos la convivencia social dejar de acudir a la escuela de manera presencial realizar actividades extraescolares etc. Todos estos cambios los afectan emocionalmente”.

“En estos tiempos del COVID-19 podemos observar que se han incrementado el número de casos  de suicidios principalmente en personas jóvenes, generando una mortalidad ocasionada no de manera natural si no por suicidio y esto está ocurriendo entre la población de 15 y 29 años de edad”.

“Como padres no debemos de minimizar sus problemas y hay que procurar estar atentos y escuchar sus miedos, inquietudes, vigilar y monitorear sus gestos actitudes, palabras, conductas, fomentar que tenga una buena calidad de sueño y pensamientos positivos ya que lo que para un adulto podría ser un problema sin importancia, una exageración a los adolescentes les afecta seriamente”.

Explicó que el suicidio no es un acto irracional o instantáneo, generalmente conlleva un plan previo donde la persona valoró las opciones frente a su desesperación, por lo que las llamadas de auxilio o los signos de ideación suicida o bien de intento suicida deben ser prontamente atendidos y no desvalorados, pues en estas señales se encuentra la posibilidad de actuar con eficacia en la prevención del suicidio.

“Los estigmas sociales o prejuicios solo aumentan las posibilidades de cometer el acto suicida, por lo que se  debe de tener en cuenta que el suicido no es un acto individual con consecuencias individuales, sino que repercute en los demás y, por ende, es un acto social que debe llevar a preguntarse como sociedad y familia ¿qué hicimos o no hicimos para que una persona se suicidara? ¿La escuchamos?, ¿la canalizamos como personal de salud a un especialista en salud mental? y como familiar ¿estuvimos atentos a los signos de alarma?”.

“Todos estamos expuestos a padecer de ansiedad y depresión en algún momento de nuestras vidas pero solo en algunos casos esta puede convertirse poco a poco en una ideación suicida que termine en un suicidio”

“Es muy importante recalcar que no todas las personas que estén pasado por una depresión lo demuestran, incluso algunas ríen, se ven felices y tratan de ocultar sus problemas para que nadie se dé cuenta de ellos, esto lo hacen por miedo a ser juzgados e incomprendidos”.

Mencionó la psicóloga Morales Murguía, que las personas que se han intentado suicidar no lo han hablado con nadie “esto es una creencia errónea” “ se ha visto que en un porcentaje alto que este pensamiento o ideación suicida si se lo han comunicado algún familiar amigo compañero de trabajo pero estos no le toman la importancia suficiente y es vital tomar en serio este tipo de amenazas y terminar con el mito que las personas que amenazan con quitarse la vida  finalmente no lo harán ya que hay estudios que sugieren lo contrario”.

“No se trata de una manipulación, para la persona pude ser una realidad que ha pasado por su mente para terminar con sus problemas ya sean emocionales, económicos o por la pérdida de algún familiar, trabajo o el fin de una relación”.

Por este motivo y como parte integral del programa de salud mental el ISSSTE aplica diferentes acciones para realizar un trabajo multidisciplinario dirigido a las personas más vulnerables con mayor riesgo de sufrir depresión ya que como Instituto de salud tenemos el deber y el compromiso de procurar una salud mental óptima. “Para prevenir estos padecimientos de ansiedad y depresión es importante adoptar hábitos de vida saludable como realizar una actividad física retomar pasatiempos y fortalecer nuestras redes de apoyo ya que sin salud mental no hay bienestar físico y acudir al área de psicología del ISSSTE cuando se tenga algún síntoma como tristeza, trastornos del sueño, trastornos en el apetito, nivel de energía, disminución marcada de interés, sentimientos de minusvalía y pensamientos recurrentes de muerte.

AllEscort