Conectate con nosotros

Quintana Roo

La despenalización del aborto no resuelve el problema, solo las consecuencias

Publicado

el

La diputada Kira Iris San consideró que el aborto no es la puerta para acceder a la dignidad y libre desarrollo de las personas

POR MARTHA TORRERO ORTEGA

Chetumal.- “El aborto es la puerta falsa que libera de responsabilidad al estado y a la sociedad civil de la verdadera tutela de los derechos de la mujer, como son la igualdad, la salud, seguridad, justicia, trabajo, educación y aquello que conocemos como el libre desarrollo de la persona”, sostuvo la diputada del Partido Acción Nacional (PAN) Kira Iris San.

En la tribuna del Congreso, y al fijar su postura en relación con la despenalización del aborto, la legisladora precisó que esa práctica no resuelve el problema, solo las consecuencias.

“Estoy a favor de la vida, estoy a favor de las mujeres y de la dignidad humana de la mujer y no considero que el aborto sea la puerta para acceder a la dignidad y libre desarrollo de la persona”, añadió.

Sostuvo que mientras un gran grupo de mujeres solicita la despenalización del aborto como la puerta para garantizar y tutelar la dignidad y el libre desarrollo de la personalidad de las mujeres, cuya aplicación guarda relación con los derechos a la no discriminación, salud y otros.

Declaró que si bien el Congreso de Quintana Roo ha trabajado en un dictamen de ley, también es cierto que la forma en la que pretende realizar es contraria a la técnica legislativa y lo dispuesto en el artículo 164 de la constitucional local.

“Previamente a reformar leyes, debe ser modificada o reformada la Constitución local en su artículo 13 y, para ello se requiere ser aprobado el dictamen por las 3/4 de los diputados y las diputadas y sujetarse a la aprobación de la mayoría de los ayuntamientos del Estado, lo que al momento no acontece” añadió.

Expuso que hoy en día, se parte del argumento de que la dignidad humana se basa en la posibilidad que tenga una mujer para decidir ser madre o no, o bien en abortar libremente y sin sanción, es decir, sin criminalizarla.