Conectate con nosotros

Ecología

La FPMC y el IPN firmarán un convenio para apuntalar el estudio de los hongos en Cozumel

Publicado

el

Ante la confirmación de 5 nuevas especies micológicas dentro del área de manglar del Parque Ecoturístico Punta Sur y el Parador Turístico de la Zona Arqueológica San Gervasio. Desde el 2018, la institución ha colaborado con el IPN en el proceso de identificación, clasificación y estudio de las especies micológicas.

Cozumel.- La Fundación de Parques y Museos de Cozumel (FPMC) y el Instituto Politécnico Nacional (IPN) firmarán un convenio de colaboración para continuar con el estudio de micología en la Isla de Cozumel, lo anterior se da ante la confirmación de cinco nuevas especies micológicas dentro del área de manglar del Parque Ecoturístico Punta Sur y el Parador Turístico de la Zona Arqueológica San Gervasio.

Emilio Villanueva, director general de la FPMC, informó que desde el 2018 la institución ha colaborado con el IPN en el proceso de identificación, clasificación y estudio de las especies micológicas en diversas partes de la Isla, incluidos el Centro de Conservación y Educación Ambiental, Punta Sur y el Parador Turístico.

Resaltó que como parte de estos trabajos de investigación, encabezado por los doctores Tania Raymundo Ojeda y Ricardo Valenzuela Garza, profesores e investigadores de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB) del IPN; se han logrado identificar 120 especies de hongos en Cozumel, de las cuales cinco son nuevas especies, de ellas la Hypoxylon cozumelensis, Rhytidhysteron cozumelensis y Marthamyces manglicola, son endémicas de la Isla.

Emilio Villanueva comentó que de acuerdo a la investigación, las nuevas especies se registraron en la zona de manglar de Punta Sur y el Sendero de Interpretación Ambiental del Parador Turístico, lo demuestra la importancia ecológica de los sitios que administra la FPMC y que los esfuerzos de conservación de los hábitats son de transcendencia medioambiental.

Anunció que la FPMC y las autoridades del IPN signarán un convenio de colaboración para impulsar la el registro, identificación, clasificación y el estudio de los hongos en la Isla, lo que contribuirá a la larga a encontrar especies que por sus propiedades brinden a los seres humanos beneficios antibióticos, antibacterianos y hasta alimenticios.

“Nos enorgullece poder colaborar con instituciones educativas de nivel superior, debido a que nuestros parques son considerados por especialistas como un gran laboratorio natural, tanto por su extensión como por su variedad de flora, fauna y microorganismos”, finalizó.