Conectate con nosotros

Estilo de Vida

Todo lo que no te han dicho del squirting

Publicado

el

El squirt  o squirting es un término sexual que ha ganado mucha popularidad en los últimos años. Seguramente más de una vez has oído hablar de él, pero ¿qué tanto lo conoces realmente?

Si no estás muy segura o quieres conocer más, a continuación el equipo de sexológas expertas de Platanomelón, nos ayudan a derribar algunos mitos al respecto:

Primero lo primero … ¿Qué es?

El squirting es una respuesta sexual en la cual las mujeres expulsan por la uretra un líquido transparente, que sale de la vejiga y está compuesto por una mezcla entre urea y otros componentes parecidos a los de la orina. Puedes obtenerlo mediante la estimulación de la zona G y/o el clítoris, aunque debes tener en cuenta que la mayoría de personas no han llegado a experimentar un squirting nunca, y – algunas de las que lo han conseguido – ha sido de manera inesperada.

Squirt no  es igual a más placer sexual

La industria de la pornografía nos ha hecho creer que el squirt es el momento máximo del placer sexual. Te tenemos noticias: ¡Esto es totalmente falso! Es solo un mito que lo único que hace es poner más presión a nuestra vida sexual.

Es importante que sepas que tener un squirting no significa que disfrutarás más que en un orgasmo cualquiera, es simplemente una manifestación sexual más, así que no te desesperes si no lo consigues.

Squirting no es lo mismo que eyaculación

Así como lo lees, la eyaculación femenina (o, mejor dicho, vaginal) y el squirting NO son lo mismo. Se parecen, pero son diferentes debido a que los órganos y los mecanismos que los producen son diferentes.

La eyaculación vaginal es la más común: en el momento del orgasmo, las mujeres liberamos una especie de líquido blanquecino que puede llegar a confundirse con la lubricación procedente de la excitación sexual. También puede ser expulsada con la orina, a través de la uretra, después del encuentro sexual. Las responsables de la eyaculación son las glándulas Skene, y la cantidad de líquido que se segrega durante el orgasmo dependerá del tamaño de las mismas.

¿Cuál es la clave del squirt?

Como ya lo hemos dicho, la estimulación de la zona G y, por supuesto, del clítoris son esenciales para lograrlo.  Si nunca lo has experimentado, te recomendamos probar con algún succionador de clitoris, ya que estos juguetes han hecho que muchas mujeres vivan un squirt por primera vez en su vida. 

Una buena opción puede ser Mambo, el succionador de clítoris de Platanomelón, ya que  sus ondas progresivas no solo estimulan la parte exterior del clítoris, sino que también lo estimulan por dentro provocando orgasmos más rápidos e intensos. De hecho, el 46% de las mujeres mexicanas que lo han probado han alcanzado multiorgasmos.

Cada persona es diferente

 Así como en cualquier práctica sexual, hay que recordar que cada persona es totalmente diferente, por lo que el squirting se vivirá de modos muy distintos. Hay gente que vive un orgasmo espectacular, otras personas disfrutan sensaciones poco habituales, como temblor en los muslos y mucho calor. En ocasiones no existe diferencia entre la sensación del squirting y el orgasmo. En otras, hay personas que no llegan a experimentarlo y …¡Está bien! El no tener un squirting no significa menos placer, actualmente existe una presión muy grande por llegar a él. En todo caso, hay que verlo como una cuestión de autoconocimiento y ello no debe generar frustración.  

Ahora que ya  sabes todo esto ¿Estás lista para disfrutar con o sin squirt?

El squirt  o squirting es un término sexual que ha ganado mucha popularidad en los últimos años. Seguramente más de una vez has oído hablar de él, pero ¿qué tanto lo conoces realmente?

Si no estás muy segura o quieres conocer más, a continuación el equipo de sexológas expertas de Platanomelón, nos ayudan a derribar algunos mitos al respecto:

Primero lo primero … ¿Qué es?

El squirting es una respuesta sexual en la cual las mujeres expulsan por la uretra un líquido transparente, que sale de la vejiga y está compuesto por una mezcla entre urea y otros componentes parecidos a los de la orina. Puedes obtenerlo mediante la estimulación de la zona G y/o el clítoris, aunque debes tener en cuenta que la mayoría de personas no han llegado a experimentar un squirting nunca, y – algunas de las que lo han conseguido – ha sido de manera inesperada.

Squirt no  es igual a más placer sexual

La industria de la pornografía nos ha hecho creer que el squirt es el momento máximo del placer sexual. Te tenemos noticias: ¡Esto es totalmente falso! Es solo un mito que lo único que hace es poner más presión a nuestra vida sexual.

Es importante que sepas que tener un squirting no significa que disfrutarás más que en un orgasmo cualquiera, es simplemente una manifestación sexual más, así que no te desesperes si no lo consigues.

Squirting no es lo mismo que eyaculación

Así como lo lees, la eyaculación femenina (o, mejor dicho, vaginal) y el squirting NO son lo mismo. Se parecen, pero son diferentes debido a que los órganos y los mecanismos que los producen son diferentes.

La eyaculación vaginal es la más común: en el momento del orgasmo, las mujeres liberamos una especie de líquido blanquecino que puede llegar a confundirse con la lubricación procedente de la excitación sexual. También puede ser expulsada con la orina, a través de la uretra, después del encuentro sexual. Las responsables de la eyaculación son las glándulas Skene, y la cantidad de líquido que se segrega durante el orgasmo dependerá del tamaño de las mismas.

¿Cuál es la clave del squirt?

Como ya lo hemos dicho, la estimulación de la zona G y, por supuesto, del clítoris son esenciales para lograrlo.  Si nunca lo has experimentado, te recomendamos probar con algún succionador de clitoris, ya que estos juguetes han hecho que muchas mujeres vivan un squirt por primera vez en su vida. 

Una buena opción puede ser Mambo, el succionador de clítoris de Platanomelón, ya que  sus ondas progresivas no solo estimulan la parte exterior del clítoris, sino que también lo estimulan por dentro provocando orgasmos más rápidos e intensos. De hecho, el 46% de las mujeres mexicanas que lo han probado han alcanzado multiorgasmos.

Cada persona es diferente

Así como en cualquier práctica sexual, hay que recordar que cada persona es totalmente diferente, por lo que el squirting se vivirá de modos muy distintos. Hay gente que vive un orgasmo espectacular, otras personas disfrutan sensaciones poco habituales, como temblor en los muslos y mucho calor. En ocasiones no existe diferencia entre la sensación del squirting y el orgasmo. En otras, hay personas que no llegan a experimentarlo y …¡Está bien! El no tener un squirting no significa menos placer, actualmente existe una presión muy grande por llegar a él. En todo caso, hay que verlo como una cuestión de autoconocimiento y ello no debe generar frustración.  

Ahora que ya  sabes todo esto ¿Estás lista para disfrutar con o sin squirt?

Continuar Leyendo