Connect with us

Ecología

EXIGIMOS UN ALTO A LA DEVASTACIÓN DE LA SELVA MAYA DE QUINTANA  ROO

Published

on

Colectivos, organizaciones civiles y ciudadanos exigimos que pare inmediatamente la tala masiva de selva por el Megaproyecto Tren Maya al utilizar  maquinaria pesada para arrasar con la vasta riqueza natural de Quintana Roo  y la Península de Yucatán.  

En estos ecosistemas se han registrado más de 188 especies de flora nativas y  grandes poblaciones de fauna silvestre, muchas de ellas se encuentran enlistadas  en alguna categoría de protección, conforme a la Norma Oficial Mexicana NOM059- SEMARNAT-2010, que se verían afectadas ante los avances de la obra federal.  

Según un estudio de caracterización de plantas nativas, realizado en la selva del  Jardín Botánico Alfredo Barrera, en un muestreo de 500 m2, se llegó a registrar  hasta 440 individuos, entre árboles, palmas y arbustos, por lo tanto, la nueva ruta  trazada del Tren Maya, provocaría la pérdida de más de 8 millones 736 mil árboles,  palmas y arbustos en 120 kilómetros de selva.

Aunado a ello, se suman los impactos  al patrimonio histórico, al sistema de cuevas y más importante aún al Gran Acuífero  Maya, todo ello parte del patrimonio natural de los Quintanarroenses. Así mismo, el  levantamiento del tramo sin contar con un estudio técnico, pone en riesgo la riqueza  arqueológica, paleontológica y biológica que resguarda el territorio.  

La devastación que se efectúa tierra adentro también afectará el Arrecife  Mesoamericano y la Reserva de la Biosfera del Caribe Mexicano, (ambas protegidas  por acuerdos internacionales para su preservación) por la conexión entre ambos  sistemas acuáticos, ya que todos los ríos subterráneos acaban fluyendo al mar,  acarreando todo el material disuelto y en suspensión, que colecten en su camino a  la costa.  

Pedimos al Gobierno Mexicano, que detenga inmediatamente las obras y se  comprometa a resarcir el daño ocasionado a la vida silvestre, cultural e  histórica que ha ocasionado el Megaproyecto Tren Maya y respete lo que  establecen la Ley General del Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente  (LGEEPA), Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable (LGDFS), Ley General  de Vida Silvestre, Ley de Hidrocarburos, Ley de Aguas Nacionales, Reglamentos de  Cuevas, Cenotes y Cavernas de Solidaridad y Tulum, y demás normatividad  aplicable al proyecto. 

“En la selva de Quintana Roo existen 114 especies de mamíferos terrestres, entre  ellas el jaguar (Panthera onca), de las cuales más del 46% dependen directamente  de las cuevas y cenotes para su refugio y abastecimiento. De estas 114 especies,  cerca de 54 son murciélagos. La selva en Quintana Roo cuenta con 1492 especies  de plantas vasculares, 810 especies de hongos, 483 especies de aves, 106  especies de reptiles, 22 especies de anfibios, 89 especies de peces dulceacuícolas  y una gran cantidad de fauna endémica de ambientes subterráneos, con algunas  especies en peligro de extinción, protegidas por las normas nacionales e  internacionales como la anguila ciega (Ophisternon infernale).”  

Expertos e investigadores de la región, han señalado que esta obra pone en peligro  a especies de fauna que habitan en los 50 mil 843 kilómetros que comprende el  Estado de Quintana Roo, entre ellas felinos silvestres como el jaguar. Cabe  mencionar, que más de 20 especies endémicas se encuentran protegidas según  la Norma Oficial Mexicana NOM-059-SEMARNAT-2010 y al menos siete se  encuentran en lista roja según la Unión Internacional para la Conservación de la  Naturaleza (IUCN por sus siglas en ingles), por encontrarse en peligro de  extinción.  

Asimismo, las agrupaciones y organizaciones no gubernamentales solicitantes,  exigen al Gobierno de Quintana Roo respetar y recordar la firma del Acuerdo  General de Coordinación para la Sustentabilidad de la Península de Yucatán  (ASPY), que se llevó a cabo en la Conferencia de las Naciones Unidas Sobre  Cambio Climático efectuado en Cancún Quintana Roo 2016, a principio del gobierno  de Carlos Joaquín González.  

En éste, subrayan, participaron más de 190 países, y México se comprometió a  respetar el programa de reducción de emisiones de gases efecto invernadero,  vinculado a la limitación del incremento promedio de la temperatura de la superficie  de la Tierra por debajo de los 2ºC respecto a los niveles preindustriales, obligando  a nuestro gobierno a proteger y conservar los ecosistemas que mitigan los efectos  del cambio climático, como lo son las selvas y bosques de nuestro país.  

Las acciones devastadoras representan un riesgo para el equilibrio ecológico de la  región y, por tanto, una grave violación al derecho humano de toda persona a un  medioambiente sano, así como al derecho al agua de las personas habitantes de la  zona, incumpliendo así el artículo 4º de la Constitución Política de los Estados  Unidos Mexicanos, la LGEEPA, los objetivos 13 y 15 para el Desarrollo Sostenible  adoptados por la Asamblea General Agenda 2030 y demás tratados internacionales  en la materia. 

“Parece que México va en sentido contrario al respecto, más al tocar uno de los  bastiones de mayor fuente de riqueza boscosa tropical, biodiversidad y el Gran  Acuífero de nuestra nación”.  

Suscriben:  

Cenotes Urbanos.  

Grupo Gema del Mayab A.C.  

Voces Unidas de Puerto Morelos.  

MOCE Yax Cuxtal A.C.  

Jaguar Wildlife Center A.C.  

Siempre Unidas.  

Red de Formadores Socioambientales.  

Asociación de Prestadores de Servicios Acuáticos de la Riviera Maya S.C. (APSA)  Xkymatica Logos  

Movilidad y Desarrollo México A. C.  

Emeteria Mendoza A.C.  

Pasión por Playa.  

Cooperativa Turística de Playa del Carmen.  

Cooperativa Turística del Mar Caribe  

Sindicato de Buzos del Caribe Centinelas  

del Agua A.C.  

Mujeres y Biodiversidad.  

Jóvenes por Solidaridad.  

La Fuerza de Minerva A.C.  

Centro Mexicano de Derecho Ambiental A.C. Fundación  

Antonio Haghenbeck y de la Lama, IAP Riviera Maya  

Sostenible A.C. 

Flora, Fauna y Cultura de Mexico A.C.  Producciones Serengueti 

AllEscort